fbpx

Siempre había tenido en la cabeza cómo sería mi primer viaje en furgoneta. ¿Sería a un lugar lejano? ¿Con quién iría? ¿Dónde aparcaría? Me cuestionaba mil cosas. Pero nunca me habría imaginado que Granada hubiese sido el lugar elegido para el primer viaje. Y, menos aún, las empinadísimas cuestas de la Alpujarra Granadina.