fbpx

25 cosas qué ver y hacer en Praga

Contenido que vas a encontrar

Praga, la ciudad de las cien agujas, de Kafka, de la cerveza buena buena, del río Moldava… Una ciudad que no te deja indiferente, en la que parece que estás paseando por las calles de un cuento de hadas. Esa es la capital de República Checa.

Este artículo de las 25 cosas que ver y hacer en Praga te servirá de guía para ver lo esencial en tu visita a la ciudad checa. Podrás organizar tu viaje para no perderte nada de lo imprescindible, pero también para hacer planes alternativos que te harán disfrutar de tu visita a Praga mucho más a fondo.

¿Estás listo para adentrarte en esta ciudad mágica? ¡Pues quédate que te lo cuento!

25 cosas que ver y hacer en Praga

1. Plaza de la Ciudad Vieja

Si empezamos por el principio, en toda guía encontrarás que no te puedes perder la Plaza de la Ciudad, lo que los checos llaman «Staré Mesto». Una plaza medieval con callejuelas y su curioso Reloj Astronómico son el corazón del centro histórico de la ciudad de Praga. Sus orígenes se remontan al siglo X cuando se montaba allí mismo un mercado a la orilla del río Moldava.

En Navidad podrás encontrar aquí el mítico mercadillo navideño lleno de puestos donde comprar artesanía y comer comida típica de la época estival. Además, no te puedes ir de ella sin ver el espectáculo del Reloj Astronómico, subir a la torre del Ayuntamiento (donde verás el espectáculo desde dentro si te coincide con una hora punta), visitar la Iglesia de Nuestra Señora de Tyn y mucho más.

2. Haz un Free Tour

Si eres veterano por aquí sabrás que hacer un Free Tour el primer día que llego a una ciudad se ha convertido en algo totalmente imprescindible para mí. Me encanta conocer la historia del lugar que estoy visitando, hacerme una idea de los sitios a visitar y ya de paso que me recomienden restaurantes y sitios desconocidos por muchos turistas.

Además, en la ciudad de Praga hay una gran variedad por lo que podrás elegir el más tradicional o bien uno por la Ciudad Vieja y el Barrio Judío, o por la Ciudad Nueva, uno por el Castillo o algunos más específicos según tu interés como pueden ser el de leyendas y misterios, el medieval, el especializado en el nazismo o el imperial. ¡No te los pierdas!

3. Reloj astronómico

Como ya te he adelantado, uno de los monumentos imprescindibles que tienes que ver en la ciudad de Praga es el emblemático Reloj Astronómico. Construido en 1490 por el maestro relojero Hanus fue una proeza científica en su día y sigue siendo un paradigma de la tecnología antigua.

Es el Reloj Astronómico más antiguo que funciona hoy en día (la ciudad de Münster, Alemania, también tiene otro). Y cada hora en punto turistas de todo el mundo se encuentran a sus pies para disfrutar del espectáculo. Lo ideal es llegar unos minutos antes de la hora en punto para verlo bien.

También puedes ver el espectáculo desde dentro accediendo a la Torre del Reloj del Ayuntamiento donde tendrás una vista de la Plaza de la Ciudad Vieja magníficas. Además, en ella también puedes ver diferentes salones del Ayuntamiento. Se puede subir a pie o en ascensor. Puedes comprar tu entrada online para no hacer colas.

4. Castillo de Praga

Las torres de la catedral de San Vito emergen desde el corazón del Castillo de Praga, otro imprescindible si visitas la ciudad. Los checos llaman a esta zona Hradcany (el barrio del castillo) donde se puede ver la omnipresencia de la realeza con diminutos callejones que vislumbra la vida de los sirvientes del castillo durante la Edad Media.

Fundado en el siglo IX por los príncipes Premislidas, hoy en día se trata de un enorme complejo compuesto de tres patios en los que muchos gobernantes checos han residido durante años.

Su entrada principal es por la Plaza Hradcany donde te encontrarás los dos primeros patios que te llevarán al tercero donde encontrarás la Catedral de San Vito, el antiguo Palacio Real. Desde allí te puedes dirigir a la Plaza de San Jorge donde se encuentra la basílica que recoge su nombre y de allí al famoso Callejón del Oro (gratuito a partir de las 4 de la tarde). Aunque lo más interesante aquí puede ser el cambio de guardia que se hace todos los días a las 12 del mediodía.

La entrada al propio castillo es gratuita pero si quieres ver alguno de los monumentos y edificios del interior te puedes hacer con un ticket en la oficina de turismo que hay dentro. Aquí te dejo el enlace para que puedas comprar tu entrada al castillo online con audioguía sin hacer colas o por si prefieres hacer una visita guiada que te lo explique todo bien.

5. Puente de Carlos

El puente Carlos es el más legendario de toda la ciudad de Praga. Se trata de un voluminoso puente de piedra de 520 metros de longitud que se construyó en 1357 como único método para cruzar el río Moldava entre el Castillo de Praga y la Ciudad Vieja hasta el año 1741.

Tiene un toque especial al atardecer, aunque yo te recomendaría verlo bien temprano por la mañana para evitar a las masas. La entrada desde la Ciudad Vieja es a través de la Torre del Puente del siglo XIV que se levantó como fortificación y como arco del triunfo. Durante su recorrido verás estatuas de santos repartidos por todo lo largo del puente.

Si quieres que tu experiencia sea todavía más auténtica, puedes hacer un paseo en barca por el río Moldava y visitar el museo del Puente Carlos.

6. Iglesia de Nuestra Señora de Tyn

Como sacada de un cuento de hadas, la Iglesia de Nuestra Señora de Tyn se presenta como una maqueta a tamaño real y es que las torres de esta iglesia impresionan a todo aquel que esté en la Plaza de la Ciudad Vieja.

Del siglo XV y de estilo gótico, es una de las visitas que no te puedes perder en Praga. Como curiosidad, está «tapada» por los edificios colindantes en vez de encontrártela en todo su esplendor en plena plaza. Si quieres visitarla, es totalmente gratuita, y debes de entrar por el tercer arco empezando por la izquierda si te pones frente a ella. ¡No des todas las vueltas que dimos nosotros para encontrar la puerta!

7. Mercado Havelská

El mercado Havelská es un mítico mercadillo checo que está abierto todo el año. En él encontrarás desde souvenirs, objetos hechos a mano a comida de todo tipo. Es el mejor lugar para comprar a un precio justo en Praga. Así que no pierdas la oportunidad de visitarlo y, ya que estás, tomarte algo en una de las cafeterías que te encontrarás en sus soportales.

8. Barrio judío de Josefov

El barrio Josefov es la antigua judería de la ciudad de Praga, el hogar de miles de judíos durante casi 800 años. Aunque muchos de ellos lo abandonaron cuando se renovó a principios del siglo XX. Hoy en día se ha convertido en un museo donde ver sus diferentes sinagogas y el cementerio judío, además de las lujosas tiendas de marca que recorren sus calles.

Si quieres visitar alguna de sus sinagogas deberás comprar un ticket que te servirán para ver las 5 sinagogas que se encuentran en el barrio, además del cementerio judío y un museo. Este ticket también lo puedes ampliar con una audioguía que te irá contando algunas curiosidades sobre cada edificio. El ticket nos costó 22€ al cambio (con audioguía), aunque a nosotros no nos mereció la pena ni la audioguía y casi que ni la visita.

Lo que me pareció más interesante fue la Sinagoga Española que tiene una decoración interior mudéjar preciosa, pero poco más. Aún así, si te gusta mucho la historia judía o te interesa el Holocausto es un lugar que no te puedes perder y puedes hacer un Tour por el Barrio Judío para que lo cuenten todo al detalle.

Por cierto, ten en cuenta que para ellos el sábado es su día sagrado, por lo que los monumentos no están abiertos este día.

9. Iglesia de San Francisco de Asís

Como ocurre en toda Europa, en Praga no faltan las iglesias sean de la religión que sean. Una de las más famosas que encontrarás en el centro de la ciudad es la Iglesia de San Francisco de Asís, justo al lado de la Torre del Puente Carlos. Una iglesia de estilo barroco construida en 1689 en la que podrás ver esculturas en su exterior de los patronos de la República Checa con una cúpula de estilo italiano, considerada la primera en toda la ciudad.

Aquí también ofrecen conciertos de música clásica. Por lo que puede ser un buen plan en tu próxima visita a la ciudad.

10. Iglesia de San Salvador

Otra de las iglesias más famosas de la ciudad de Praga es la Iglesia de San Salvador, que te encontrarás al lado de la Iglesia de San Francisco de Asís. Esta fue la principal iglesia jesuita de la República Checa, sin embargo, hoy en día practica el catolicismo romano.

También es de estilo barroco y fue construida entre los siglos XVI y XVIII. Hoy en día puedes asistir a conciertos de órgano en su interior. ¡A nosotros nos encantan los conciertos en las iglesias, así que anímate!

11. Torre de la Pólvora

La Torre de la Pólvora es otro de los monumentos que no te puedes perder en tu visita a la ciudad de Praga. Una puerta de 65 metros de altura que se empezó a construir en el año 1475 sobre una de las 13 puertas primitivas de Staré Mesto (Ciudad Vieja).

El exterior es un ejemplo de frenesí gótico, sin embargo, en el interior solo podrás ver algunos paneles informativos de la construcción de la torre, haciendo que su mayor reclamo sean las vistas. ¡Que, según dicen, no son nada malas!

12. Haz un crucero por el Moldava

Tal y como te recomendamos siempre que vamos a una ciudad con un río navegable, haz un crucero por él. La experiencia viendo los monumentos desde otra perspectiva es genial. Y en el caso de Praga, el emblemático río Moldava lo hace aún más especial.

Si te acercas a la orilla del río verás que hay una gran oferta de opciones para hacer, desde un paseo en barco de una hora a paseos con comida o cena, también con espectáculo. ¡Haz que tu experiencia en Praga sea diferente!

13. Asiste a un concierto de música clásica

Si por algo es conocida Europa también es por su música y la ciudad de Praga no iba a ser menos. En esta ciudad se respira el aire clásico y este país ha dado grandes compositores del género como Dvorak y Smetana, que incluso tienen museos que puedes visitar si eres muy fan de este tipo de música.

Además, Praga también ha sido el hogar de grandes compositores europeos como Mozart, Haydn y Tchaikovsky. Por eso mismo podrás asistir a un concierto de música clásica casi en cualquier lugar de la ciudad, desde iglesias a óperas o salas de conciertos. ¿Te apetece un plan diferente?

14. Descubre la Praga bajo el suelo

Hace mucho que la ciudad de Praga dejó de ser famosa solo por su increíble arquitectura a la vista, sino que esconde mucho más bajo los suelos. En varios puntos de la ciudad podrás ver vestigios de lo que fue la ciudad de Praga en el medievo y cómo se ha ido modificando toda la ciudad para adaptarse a las continuas inundaciones que sufría.

Bajo los suelos de la ciudad se encuentran pasillos, habitaciones e incluso mazmorras. Pero no hace falta irte tan lejos para descubrir la ciudad del subsuelo, simplemente fíjate en la mayoría de los restaurantes que visites, suelen tener una zona bajo tierra. ¡Echa un vistazo a esta cena con espectáculo en una taberna subterránea!

15. Museo de Kafka

Franz Kafka se puede considerar hoy en día como el escritor más famoso de Praga. En el museo de Kafka encontrarás una exposición sobre su vida y obra, explorando la íntima relación del escritor con la ciudad que lo marcó a través de cartas, fotos, citas, periódicos y publicaciones de la época. ¿Sabías que Franz Kafka le dijo a sus amigos que a su muerte quemaran todas sus obras? No quería ser famoso tras dejar este mundo… Curioso, ¿verdad? Menos mal que muchos no lo hicieron caso.

Si eres un fan del autor o te encanta la literatura no te puedes perder este Tour Literario por Praga o el Tour de Franz Kafka.

16. Ópera Estatal de Praga

Fundada en 1888 como «Nuevo Teatro Alemán», la Ópera Estatal de Praga ha convivido con muchos cambios desde entonces lo que la hace otro de los lugares que puedes visitar en tus días en Praga.

Enmarcada en un edificio diseñado por los arquitectos vieneses Fellner y Helmer, está integrada desde 2015 en la compañía del Teatro Nacional de Praga. Y por aquí han pasado grandes directores como Mahler, Strauss, Nikisch, Muck, Schalk o Blech, además de grandes compañías de óperas internacionales como la Ópera Estatal de Viena o el Teatro Bolshoi de Moscú.

17. Comer la comida típica

Aunque no sea lo más famoso de la ciudad de Praga, la comida es un aspecto esencial de la cultura, sobre todo la comida de invierno. Y es, ¿quién se resiste a un buen goulash o a un schnitzel? Comidas contundentes, llenas de calorías que te harán refugiarte del frío si vas en inverno.

¿Y de beber? Por supuesto, unas buenas cervezas checas, aunque también hay muy buenos vinos por la zona como el Tokaj, el Kadarka o el Merlot.

18. Plaza de Wenceslao

Donde antiguamente se encontraba un popular mercado de caballos, hoy en día se erigen tiendas, locales nocturnos y cafeterías. Y es que la Plaza de Wenceslao ha cambiado mucho desde que Carlos IV la fundó en 1348 y ni qué decir de todo lo que han vivido sus edificios desde entonces.

En la Edad Media fue escenario de varias ejecuciones públicas, mientras que en 1918 se anunció aquí la proclamación de la república independiente de Checoslovaquia. Un poco más adelante, en el año 1945 se celebró en este lugar el fin de la Segunda Guerra Mundial y fue el lugar de encuentro de multitudinarias manifestaciones para derrocar pacíficamente al gobierno comunista poco después en la Revolución del Terciopelo. ¿Casi nada verdad?

Si das un paseo por la plaza (¿o más bien avenida?) encontrarás monumentos y edificios importantes como el de Jan Palach, estudiante universitario que se inmoló a lo bonzo delante del Museo Nacional para protestar por la invasión soviética o el antiguo edificio de Radio Free Europe donde se obtenían noticias del Bloque Occidental durante la separación del muro. Además, por supuesto, de la estatua de Wenceslao que le da nombre a la plaza.

19. Casa Danzante

En la Ciudad Nueva encontrarás la mítica Casa Danzante, un edificio que se funde con la arquitectura más clásica checa casi como si fuera un baile en sí mismo. Diseñada por los arquitectos Vlado Milunic y Frank Gehry en el año 1996, está formada por unas líneas curvas en la torre de cristal de «cintura» entallada que se agarra a su pareja, más erguida y formal. ¡Los arquitectos se mueren por verla!

20. Catedral de San Cirilo y San Metodio

¡Y… seguimos con las iglesias! Esta vez le toca el turno a la Catedral de San Cirilo y San Metodio, una obra barroca creada para los cristianos ortodoxos construida en la primera mitad del siglo XVIII.

En un principio fue dedicada a San Carlos Borromeo y servía como comunidad de sacerdotes jubilados, hasta que en los años 30 del siglo XX se restauró y pasó a manos de la Iglesia Ortodoxa Checa. Ahora está dedicada a San Cirilo y San Metodio, conocidos apóstoles eslavos que predicaron la fe en Europa Central y Rusia.

21. Museo Nacional de Praga

Al final de la Plaza de Wenceslao se encuentra el Museo Nacional de Praga que se erige dentro de un edificio neorrenacentista construido entre 1885 y 1891. Dentro podrás admirar obras de la prehistoria de Bohemia, Moravia y Eslovaquia así como objetos de mineralogía, zoología o paleontología.

Yo no diría que mereciera mucho la pena la entrada, aunque dicen que el interior es bastante bonito. ¿Lo has visitado?

22. Muro de John Lennon

Si eres un loco de Los Beatles, no te puedes perder el muro de John Lennon que encontrarás al otro lado del río. En el barrio chico de Malá Strana, muy cerca del Puente Carlos podrás ver este mural lleno de grafitis dedicado a la mítica banda.

Tras el asesinato de su principal integrante en Nueva York en el año 1980, Lennon se convirtió en el símbolo del pacifismo para los checos que hicieron esta pintada delante de la Embajada de Francia.

23. Monte Petrín

En esa misma zona encontrarás el Monte Petrín, justo en la colina que baja desde el Castillo de Praga al río. Coronado por un parque y una graciosa Torre Eiffel, el Monte Petrín tiene unos 318 metros de altura y es uno de los mayores espacios verdes de Praga. Lo que lo hace ideal para pasear y contemplar la ciudad de las cien agujas.

Puedes subir al monte a través de un funicular inaugurado en 1891 o hacerlo andando. Allí también encontrarás un impresionante monumento a las víctimas del comunismo y el Laberinto de los Espejos, construido para la Exposición de Praga del año 1981.

24. Disfruta en una terraza de un par de cervecitas

¡Más barata que un café señores! Las cervezas checas son míticas en toda Europa y además de estar buenísimas, son super baratas. La más famosa es la Pilsen, que recoge su nombre de un pueblo cercano a la ciudad de Praga, pero tampoco te puedes perder la cerveza negra que está bastante suave. ¿Te hace unas cervecitas?

25. Hacer alguna excursión a los alrededores

Y como última recomendación te diré que, si tienes tiempo, explores un poquito más los alrededores de la ciudad y te adentres en la cultura del país. Una buena opción es visitar las míticas ciudades de Karlovy Vary (famosa por sus balnearios), Cesky Krumlov (ciudad salida de un cuento de hadas), Kutná Kora (una de las ciudades más importantes de Bohemia) u Olomouc.

Aunque si lo que quieres son pequeños pueblecitos y castillos te recomiendo visitar Pilsen y Nizbor o Vysehrad y Karlstejn. Sin perderte el Palacio Lobkowicz.

Pero si eres más de naturaleza le he echado un vistazo al Parque Nacional de la Suiza Sajona y Bohemia y me parece una maravilla. Y cómo no, los míticos campos de trabajo de Terezín o Vojna. No me digas que no tienes opciones…

Dónde dormir en Praga

Dónde comer en Praga

Como has podido ver, la ciudad de Praga tiene, aparte de encanto, muchísimas cosas que ver y eso que me he dejado otras muchas en el tintero.

Espero que este post sobre las 25 cosas que ver y hacer en Praga te haya servido para organizar tu próximo viaje a la capital checa. Y tú, ¿has visitado Praga? ¿Ves que me haya dejado algo imprescindible atrás? ¡Cuéntame en los comentarios!

Si te ha gustado este post también puedes leer sobre otros que he hecho sobre Praga como:

SI QUIERES SEGUIR MIS VIAJES MÁS DE CERCA PUEDES VERLOS EN @CHICAENRUTA

¿Te ha parecido útil este artículo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Hola! Soy Nazaret y en este espacio es donde quiero compartir todo lo relacionado con los viajes, la vida en furgoneta y la naturaleza. Todo lo que significa para mí, lo que me da, lo que me hace sentir… ¡LEE MÁS!

Booking.com
Scroll al inicio