fbpx

Qué ver en Praga en Navidad

Contenido que vas a encontrar

La ciudad de las cien agujas la llaman y no es para menos, los edificios históricos de Praga son una maravilla que parecen sacados de una maqueta. Además, de ser la capital de la República Checa, es una ciudad con mucha historia ya que ocurrieron muchos acontecimientos importantes entre sus muros. Y hoy vamos a hablar de qué se puede ver en Praga durante la época más mágica del año, Navidad.

Y es que Praga es una ciudad perfecta para visitar en cualquier mes del año. Sin embargo, si visitas la ciudad en Navidad cuenta con un extra muy especial, y es que ver todos esos edificios históricos decorados con adornos navideños y sus calles iluminadas, no tiene precio.

Vamos a ver qué puedes visitar durante tu estancia en Praga durante esos días para que no te pierdas nada. O si lo prefieres, puedes hacer un Freetour por Praga, pero ya que estamos, te vas informado 😉

El Castillo de Praga

imponente se presenta al otro lado del río mostrando las torres de la Catedral de San Vito que emergen desde el corazón del castillo. El Castillo de Praga es una de los edificios más emblemáticos de la ciudad y una de las atracciones que no te puedes perder si vas en Navidad.

Del siglo IX y fundado por los príncipes Premislidas, hoy en día el Castillo de Praga es un enorme complejo compuesto por tres patios en los que muchos gobernantes checos han hecho su residencia. Paseando por Hradcany (el barrio del castillo) se puede ver la omnipresencia de la realeza con diminutos callejones desde los que se puede intuir la vida de los sirvientes del castillo durante la Edad Media.

Para comenzar tu visita la puedes hacer por la entrada principal en la Plaza Hradcany que da la bienvenida al primer y segundo patio. Desde aquí puedes entrar al tercer patio donde se encuentra la Catedral de San Vito, el antiguo Palacio Real. De ahí, pasas a la Plaza de San Jorge donde se encuentra la basílica con su mismo nombre y un enorme árbol de Navidad en el centro que le da ese toque especial.

Por último, encontrarás el Callejón del Oro (gratuito a partir de las 4 cuando nosotros fuimos, aunque se incluía en nuestra entrada). Todo ello con unos jardines que recorren todo el lateral derecho del castillo.

La entrada al propio castillo es gratuita pero dentro tendrás muchas otras cosas que ver que sí que son de pago como la propia catedral, la basílica de San Jorge, el Callejón del Oro, etc. Para ello, tienes que hacerte con tu entrada en la oficina de turismo que encontrarás justo enfrente de la catedral. O puedes contratar una visita guiada.

Plaza de la Ciudad Vieja y el reloj astronómico

Otro de los puntos centrales de Praga es la Plaza de la Ciudad Vieja y su mítico reloj astronómico. Nos encontramos en la plaza principal de la ciudad checa donde encontrarás varios de los monumentos más emblemáticos. Como el reloj astronómico construido en 1490 por el maestro relojero Hanus siendo una proeza en su día y un gran paradigma de la tecnología actual.

Este es el reloj más antiguo en funcionamiento hoy en día, y acuérdate que en la ciudad de Münster (Alemania) tienen otro. Cada hora en punto turistas de todo el mundo se encuentran a sus pies para disfrutar del espectaculo. Lo ideal es llegar unos minutos antes de la hora en punto para verlo bien.

También puedes ver el espectáculo desde dentro accediendo a la Torre del Reloj del Ayuntamiento donde tendrás una vista de la Plaza de la Ciudad Vieja magníficas. Además, en ella también puedes ver diferentes salones del ayuntamiento. Se puede subir a pie o en ascensor. Puedes comprar tu entrada aquí.

Y cómo no en la plaza, cada Navidad es donde se colocan decenas de puestecillos donde comprar desde artículos hechos a mano, complementos para el frío e incluso adornos para el árbol. Además, también hay una gran variedad de puestos de comida y bebida.

Aquí podrás comer el típico dulce «Trdelnik» que relleno o tomártelo de la forma tradicional o atacar a los pinchitos de patata o a las míticas salchichas. Todo ello acompañado de una buena cerveza checa o un vino o ponche calentito.

También verás que en plena plaza cuentan con un escenario donde hay espectáculos cada día. Suelen ser conciertos o bailes organizados por escuelas de baile locales y algunos de ellos están protagonizados por niños. ¿Te apetece el plan?

Concierto de Navidad (o de música clásica en general)

A nosotros siempre nos encanta ir a conciertos navideños cuando visitamos ciudades europeas en esta época del año, lo hicimos en Toulouse y también en Valkenburg, por lo que Praga no iba a ser la excepción. Sin embargo lo ha sido, ya que no hemos encontrado nada que nos enjase.

Sí que es verdad que cuentan con muchísima oferta de conciertos en directo de música clásica, pero nada que fuera especializado en Navidad. Lo único que vimos es que estos conciertos se solían hacer más cerca del día de Navidad y Año Nuevo. Así que no ha podido ser esta vez, esperemos que sí sea para la siguiente.

Barrio judío de Josefov

El barrio Josefov es la antigua judería de Praga, el hogar de miles de judíos durante casi 800 años. Aunque muchos de ellos lo abandonaron cuando se renovó a principios del s.XX, hoy en día se ha convertido en un museo donde ver sus diferentes sinagogas y el cementerio, además de las lujosas tiendas de marca y cochazos que te encontrarás por sus calles.

Si quieres visitar alguna de sus sinagogas deberás comprar un ticket que te servirá para ver las 5 sinagogas que se encuentran en el barrio, además del cementerio judío y un museo. Este ticket también lo puedes ampliar con una audio guía que te irá contando algunas curiosidades sobre cada edificio. El ticket nos costó 22€ al cambio (con audio guía), aunque a nosotros no nos mereció la pena ni la audio guía y casi que ni la visita. También puedes hacer un tour por todo el barrio judío.

Lo que sí me pareció más interesante fue la Sinagoga española que tiene una decoración interior mudéjar preciosa, pero poco más. Aún así, si te gusta mucho la historia judía o te interesa el Holocausto es un lugar que no te puedes perder.

Por cierto, ten en cuenta que para ellos el sábado es su día sagrado, por lo que los monumentos no están abiertos ese día.

Puente Carlos

El puente Carlos es el más legendario de toda la ciudad de Praga. Se trata de un voluminoso puente de piedra de 520 metros de longitud que se construyó en el año 1357 y que fue el único método para cruzar el río Moldava entre el Castillo de Praga y la Ciudad Vieja hasta el año 1741.

Tiene un toque especial al atardecer, aunque yo te recomendaría verlo bien temprano por la mañana para evitar a las masas. La entrada desde la Ciudad Vieja es a través de la torre del puente del siglo XIV que se levantó como fortificación y como arco del triunfo. Durante su recorrido verás estatuas de santos repartidos por todo lo largo del puente.

Cuando estaba organizando este viaje navideño por Praga me prometieron ver un mercadillo sobre el puente Carlos donde habría algunos puestos para comprar algunos souvenirs. Sin embargo, nosotros no vimos nada de esto en nuestra visita.

Lo que sí que nos encontramos fue un mercadillo navideño debajo del puente al otro lado de la orilla que, sobre todo, servía comida caliente.

Plaza de Wenceslao

La Plaza de Wenceslao se encuentra en la zona «más nueva» de la ciudad. Nueva relativamente ya que Carlos IV la fundó en 1348 y esta contaba con un lago, tranvías tirados por caballos y el primer teatro checo. Mucho ha cambiado desde entonces, y es que esta plaza cuenta con mucha historia; desde ejecuciones públicas en la Edad Media o la independencia de Checoslovaquia pasando por la Segunda Guerra Mundial y la Revolución del Terciopelo. ¡Casi nada!

Hoy en día es una de las plazas más concurridas de la ciudad llena de tiendas, locales nocturnos y cafeterías. Además, en época navideña añaden un mercado que transcurre por todo el largo de la plaza hasta el Museo Nacional de Praga. Además, también cuenta con un árbol que cada año decoran de una forma diferente y de un escenario (más pequeño que el de la Plaza de la Ciudad Vieja) donde hay diferentes espectáculos. ¡Otra visita imprescindible!

Qué comer y dónde en Praga en Navidad:

Trdelník. Dulce tradicional checo que se basa en una masa de harina enrollada en un pincho de madera que asa en las brasas. Este se puede comer solo o relleno de chocolate o nata.

Jamón de Praga. Jamón cocido ahumado con madera de haya.

Ceská bramborová. Sopa nacional que está hecha a base de verduras con zanahorias, champiñones y patatas.

Knedliky. Se utiliza para acompañar otros platos y son unas bolas de harina con patatas y pan rallado que suelen venir rellenas.

Goulash. Plato típico y muy parecido al típico húngaro. Carne de ternera y guisado de pimientos con muchas especias.

¿Dónde dormir en Praga?

Si te ha gustado este post también puedes leer sobre otros que he hecho sobre Praga y mercadillos navideños como:

SI QUIERES SEGUIR MIS VIAJES MÁS DE CERCA PUEDES VERLOS EN @CHICAENRUTA

¿Te ha parecido útil este artículo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Hola! Soy Nazaret y en este espacio es donde quiero compartir todo lo relacionado con los viajes, la vida en furgoneta y la naturaleza. Todo lo que significa para mí, lo que me da, lo que me hace sentir… ¡LEE MÁS!

Entra en el #ClubEnRuta

¡Un lugar para mantenernos en contacto! Exclusivo para viajeros empedernidos como tú.

Donde cada mes te enviaré descuentos, recomendaciones, contenido exclusivo, inspiración viajera y mucha información para que disfrutes de tu próximo viaje al 100%.

Nombre(Obligatorio)
Booking.com
Scroll al inicio